Hookup, Find Sex or Meet Someone Hot Now

-- Noche de Verano --  

fang070 49M
110 posts
7/8/2020 1:51 am
-- Noche de Verano --


-- Noche de Verano --

La tarde de lluvia arrancó intensa pero resultó muy corta, demasiado corta, y en lugar de traer como en tardes anteriores un frescor que aliviara el descanso nocturno, tuvo ese efecto perverso de incrementar la humedad del aire y brindarnos con una insoportable noche de calor húmedo, ese calor que se pega a la piel, a la cara, como un pedazo de tela mojado en agua tibia y produce una terrible inapetencia y sopor que te deja sin fuerzas. En tu caso, ese sopor no se traducía en una llamada al sueño sino justo todo lo contrario: una rebelión en forma de indoloro pero mentalmente agotador insomnio.

Optaste por quedarte recostada en el sofá, casi abandonada de ti misma, y ver si encontrabas alguna forma de burlar ese hechizo que te había conjurado a una noche en vela. Primero con la táctica pasiva de la televisión y una interminable sucesión de capítulos de una serie de moda. Después, intentando centrarte en la lectura de una novela que te había recomendado con mucha pasión una de tus amigas pero cuya trama no terminaba de cuajar y ni te atrapaba para sacarte del letargo de inapetencia, ni te aburría lo suficiente como para arrastrarte a los brazos de Morfeo, aunque fuera sobre el sofá. Todavía con la duda de si era mejor cambiar de asesora literaria, como amiga todavía merecía la pena conservarla, o simplemente abandonar la novela, cambiaste la estrategia y te fuiste a recostar a la cama. Eso sí, antes de ir a tu dormitorio recorriste toda la casa para apagar luces y cerciorarte que las ventanas estuvieran bien cerradas, mientras pensabas que quizás un buen orgasmo que te dejara exhausta y complacida podría ser el mejor remedio para llevarte después al sueño, sin embargo esa noche ni siquiera el deseo llamaba a tu mente ni a tu cuerpo.

Al entrar, dejaste un vaso de agua sobre la mesilla y lo cambiaste por el móvil para darle una repaso a las posibles novedades de las redes sociales. Recostada de medio lado ibas deslizando el dedo con desgana sobre la pantalla sin que nada captara demasiado tu atención. Apagaste la luz, te recostaste boca arriba sobre las sábanas y cerraste los ojos, no sin cierta desgana, tratando de convencer al sueño de que era su hora aunque solo fuera por la fuerza de la costumbre. Apenas habías apagado la luz cuando llegó un aviso al teléfono. En otra ocasión lo habrías ignorado, incluso no lo habrías escuchado en lo más profundo de tus sueños, pero esta noche cualquier cosa podría traer un consuelo a la insomne desvelada. Era un correo de tu estimado gachupín que respondía a tu última foto con otra de esas historias que tanto te hacían sentir. Historias que te insuflaban de vitalidad y nuevas perspectivas cada vez que llegaba un correo con una nueva historia, o simplemente intercambiando intensos mensajes en el chat de la plataforma donde tu subías tus fotos, y el comenzó a escribirte un día. Cómo en otras ocasiones unas formales y agradables palabras de presentación en el correo, y un adjunto con la historia. En ocasiones te preguntabas si realmente serían el mismo, el hombre formal que redactaba los correos y te imaginabas con traje y corbata y que todavía te preguntabas porque te escribía a ti personalmente aquellas historias, y el hombre que con apasionadas y voluptuosas palabras desataba y encendía tu deseo como hacía mucho tiempo que no sentías que pasaba, y que tu imaginación en ocasiones dibujaba desnudo frente al teclado.

Prendiste la luz y te concentraste en la lectura:
Los primeros párrafos te atraparon en un pensamiento triste, te hizo recordar un tiempo pasado, un tiempo perdido. De pronto te sentiste desgraciada e incluso una lagrima escapó y escurrió por tu mejilla, hasta sentir el sabor salado en tus labios. Qué tenía este tipo que te hacía conectar en sus historias con tu propia historia. Ciertamente le habías compartido algunas confesiones sobre tu vida y tenía de donde copiar, pero más que la historia en sí era la forma en que hacía sentir a la protagonista, que eras tu misma, las que conectaba con tu propio sentimiento y pensamiento. Con el corazón encogido y los ojos deseosos de hacer brotar más lágrimas para calmar el alma, envuelta en un ovillo, seguiste con la lectura. La historia daba un giro para mostrar el deseo vivo y vívido de sus protagonista, ella y él, tu y él. Un deseo que llenaba mente, alma y cuerpo, encendía los cuerpos de los protagonistas, los hacía sentir y necesitarse como si nunca antes hubieran sentido un deseo parecido, y ese deseo se plasmaba en el roce de la piel contra la piel, el tacto del cuerpo del otro en los propios dedos, el tacto de los dedos del otro sobre el propio cuerpo, de los dedos y de la boca, los labios y la lengua. El sabor de los cuerpos destilándose en el deseo propio y ajeno. La intensidad de ese deseo y las sensaciones descritas se trasladaban a tu propio cuerpo sintiéndote protagonista de tu propio retrato. El calor de tu cuerpo subía igual que lo hacía la narración, y sentías el deseo de tu cuerpo de ser llenando por el otro.

Cuando terminaste la lectura, las sábanas estaban empapadas, de lágrimas de tus ojos, del sudor de tu cuerpo y del flujo que se había derramado entre tus piernas. Sentías las gotas de sudor perlando todo tu cuerpo, sobre tus pechos y tus piernas, y entre tus piernas fluía un hilo constante y espeso que con tus dedos llevaste a tu boca para saborearte. Henchida de deseo, dejaste hacer a tus manos bajo el camisón empapado que arrancaste hasta quedarte completamente desnuda, sentiste tus pechos hinchados y los pezones protagonizando tu excitación, sentiste tu sexo profundamente húmedo, empapado, necesitado de ser penetrado, tu clítoris inflamado clamando por el roce. Y dejaste hacer a tus manos y sentir a tu cuerpo, sin límites, hasta escapar del hastío, el sopor, y hasta de ti misma.

Cuando tu cuerpo dejó derramar todas sus esencias, te quedaste tumbada con los ojos cerrados, sin fuerzas pero llena de plenitud.

No fue hasta la mañana siguiente, ya muy tarde porque al final el sueño fue profundo, descansado y placentero, cuando le contestaste con un rápido mensaje: "Una vez más me has conmovido. Me has retratado en mi vida y me has hecho llorar, y luego has descrito una fantasía que me ha mojado toda. Tal pareciera que me la hayas robado de mi diario. Gracias, gracias por hacerme sentir". Al salir de la ducha, sintiéndote fresca y renovada, hermosa y deseada, te hiciste una única foto, desnuda, sin filtros, con la mirada profunda en el objetivo que inmediatamente enviaste a tu escritor personal, con el placer de pagar una deuda y esperando su respuesta.

.

Mensajes y comentarios en MI BUZN
Última publicación: (11/AGO ) -- Aroma y sabor -- Aroma y sabor


fang070 49M
174 posts
7/8/2020 1:54 am

A ver si esta vez no se queda como lectura secreta y aparece en la lista de nuevas publicaciones.

A HW

Mensajes y comentarios en MI BUZN
Última publicación: (11/AGO ) -- Aroma y sabor -- Aroma y sabor


VictoriaLXIX 53F
429 posts
7/8/2020 12:48 pm

    Quoting fang070:
    A ver si esta vez no se queda como lectura secreta y aparece en la lista de nuevas publicaciones.

    A HW
No la dejes esperar la respuesta!!!!


Soy una Textoservidora
Puedes ver mi perfil y dejarme un mensaje aquí: Perfil y buzn privado


fang070 49M
174 posts
7/8/2020 5:14 pm

A estas alturas yo creo que ya sabes que habrá respuesta.
Es más, te puedo confesar que esta historia ya es una respuesta adelantada.

Mensajes y comentarios en MI BUZN
Última publicación: (11/AGO ) -- Aroma y sabor -- Aroma y sabor


VictoriaLXIX 53F
429 posts
7/9/2020 7:04 am

    Quoting fang070:
    A estas alturas yo creo que ya sabes que habrá respuesta.
    Es más, te puedo confesar que esta historia ya es una respuesta adelantada.
Sí, algo así sospechaba!


Soy una Textoservidora
Puedes ver mi perfil y dejarme un mensaje aquí: Perfil y buzn privado


Become a member to create a blog