Hookup, Find Sex or Meet Someone Hot Now
MI BITACORA INTIMA
 
Yo, después de todo, no dejo de ser más que un poco de letras de texto lujurioso en esta página de passion dos veces por semana. Escritos entre lo cachondo, lo humorístico y lo churrigueresco. Para la mayoría, no soy sino ese cuerpo sin rostro en las fotos que exhibo en mi perfil, quizá una fantasía fugas que inspire un rato a solas con Manuela Palma. Punto

Inicio nuevamente con este BLOG donde encontraras algunos de mis sobresalientes momentos cachondos, todos los tenemos desde un sueño húmedo, una calentura nocturna. Con ello no trato de tener invitaciones a montones me basta con inspirar erecciones o provocar una sobada de cuca que te deje temblando y relajada

Escribir este tipo de literatura es algo complicado. El sexo por mas que le busques es mas o menos lo mismo, de modo que escribir de diferente forma una cogida es complicado, trato de narrar relatos reales, a la hora de pasarlas al ordenador todo es literatura, tratando de pasar un momento erótico, volando a al mundo de la lujuria de fantasía y por qué no, algo también real, en el caso que decidas buscarme

A la apariencia no le doy la importancia. El mejor sexo que he tenido planeado o no planeado no ha sido con personas mas guapas. Lo que si es incomodo es el mal olor o los malos modales. Cuando eso pasa quien pierde mas es mi pareja. Por mas que quieras, no tratas igual. En el sexo si no estas cómodas, se arruina todo

Nos vemos pronto en los comentarios Xtreyaa
Keywords | Title View | Refer to a Friend |
EL PLACER A CIEGAS
Posted:Jun 2, 2021 6:04 pm
Last Updated:Jun 9, 2021 9:27 am
194 Views

Amantes de la lectura erótica, jamás imaginé que la pérdida de un sentido agudizaba tremendamente los otros, Rogelio lo conocí en la primaria es un hombre ancho, no gordo, pero si corpulento, alto y grueso como ropero, su tez blanca con labios carnosos, cabello ondulado y pensaras a simple vista es el hombre perfecto con una inteligencia masiva, superaba a todos por mucho en todas las materias, pero tenía un solo defecto nació sin poder ver todo lo aprendía mediante el tacto y el oído

Nos reencontramos en lugar menos pensado en la central de autobuses de Puebla de Zaragoza ahí lo mire sentado, un tanto triste pensante con su mano en vez en cuando pasando por su pelo y masajeando el cuello, había visitado para fines de negocios según me conto era uno de esos malos días que todos en algún momento pasamos

Rumbo de la ciudad de México a Puebla perdió el primer transporte por un tráfico inesperado, tuvo que comprar otro boleto, lo asaltaron rumbo al hotel al llegar a Puebla y, para acabarla de amolar, el negocio que vino a cerrar termino callándose, así que estaba mal y de malas, Entendí por qué me dijo que con nuestro encuentro cambio su suerte

Ahora el un abogado y yo con mi título en sistemas compartimos exitosos momentos de nuestras carreras, yo no podía estar con el mucho tiempo, pues también con fines laborales visitaba el lugar, me dio su dirección y me invito a pasar un rato juntos en su habitación de hotel donde se hospedaba, paso su mano en mi cintura, junto el apretón de manos con la otra fue electrizante.

—Tranquila me dijo al oído, — desencadenando un hilo de escalofríos a lo largo de mi columna vertebral — Te aseguro será inolvidable dijo con voz tenue.— Lo que él no sabía era que lejos estaba yo de sentir algo que no fuera simple necesidad de que me cogieran. Mi piel se estremecía de ganas

—Estoy tranquila —murmuré. Recibiendo un papel donde me indicaba la dirección exacta. A la hora indicada volvió a marcarme para confirmar el número de habitación en el que nos veríamos, No lo hice esperar mucho lo bueno de estos lugares todo está muy cerca, después de que me anunciaran con él y aprobara el acceso camine al fondo del pasillo y toque la puerta Rogelio abrió de inmediato.
Parecía haber llegado de una entrega de premios. Olía a colonia, quizás en demasía. Pulcro de pies a cabeza coqueteo y elegante. No parecía nervioso cuando la propuesta y cuando hablamos por teléfono, pero ya ahí, era algo tímido.
—Y ¿Qué tal te fue, después mejoro tu día? —pregunte para relajar el momento.


Fue muy corto en explicar un poco de todo, tenía algo fijo en mente, Estiro su mano y me atrajo hacia él. Iba de traje oscuro sin corbata, y se ubicaba en el filo de la cama. Me senté sobre sus piernas y lo rodee por el cuello, eso basto para sentirle su ánimo, que no tardo en demostrarme con mayor afecto. Descubrió mi hombro y me beso, haciéndome cosquillas con su bigote. Mi piel respondió con un escalofrió, una sensación general que me provoco el despertar de mis ganas. Sentía su mano tosca revolotear en una de mis piernas como casi sin querer tocar, con suavidad
— Te sientes sabrosa — me dijo humedeciendo al mismo tiempo mi oído.

Mientras él escurría su mano entre mis piernas e iba encontrando el camino. Me aferre a su espalda gruesa y gemí bajito, posando mis labios casi sobre su oreja, deslice mi lengua en su cuello. Nos desvanecimos en la cama sin dejar de acariciarnos. Me coloque encima de él y, sin quitarnos la ropa comencé a restregarme e su animal expectante, pujando bajo la tela de su pantalón para salir a devorarme

Entre la calentura y las caricias me pidió estar a la par en este combate de sexo, pidiéndome que le permitiera vendarme los ojos. —Quiero que me cuentes si te gusto después — me dijo con una caricia persuasiva a lo largo de mi clavícula a la que no me pude resistir. Le dije que sí, sin basilar. Era placer, saber que este hombre, por ser ciego, uno de sus puntos erógenos residía en el oído. Rogelio se excitaba por medio de la palabra suave, así susurrando como aleteo de mariposa.

Quede a ciegas, pues, con los labios entreabiertos y el pecho agitado gracias a la tremenda erección que me rosaba el trasero, la sentía latir contra mis nalgas. Luego de cegarme, desabroche su camisa y mis manos se escurrieron para sentir su peludo pecho, luego baje besándole el cuerpo —Oh la, la, estas peludito —dije susurrado y con mi lengua continúe humedeciendo la piel.

También posé mi boca sobre la tela hinchada por su hombría y fui tentándolo. Me acaricio el cabello y los hombros y jadeante me pidió que no parara, que le encantaba. Se lo saqué y, en mi mano lo sentí grande, caliente grueso, poderoso se movía al tacto de mi mano.

Estaba caliente, palpitante y a punto de caramelo, empecé a chaquetearlo, imaginaba todo me acercaba para olerlo, lo posaba en mis mejillas y retornaba al masaje — Ay así, así, que rico —gruño de pronto, retorciéndose de placer.

Lo bese sintiendo la piel suave hinchada en mis labios de su tronco, caliente, venoso y lo masturbe más rápido frotándole su longitud, desde la cabeza hasta la base y comencé a chupárselo con ganas, ya en ánimos para que me cogiera

Un grito ahogado de victoria exhalo mi garganta cuando por fin él se dignó a inclinarme hacia adelante. Mi espalda se arqueó, primero en entrega y luego a causa del placer abrasador que me pobló las piernas de un cosquilleo fantástico. La primera penetración de su miembro entre lo estrecho de mis paredes anales fue todo lo deliciosa y caliente que esperaba, Baje la cabeza, presa del dolor en mi hoyito cuando su cabeza abría mi esfínter sus empujones suaves, le daba una caricia envolviendo como tamalito su carne caliente y venosa.

A cada estocada ida y vuelta de manera tan cariñosa que lo hacía, salía de mi más profundo subconsciente, un gemido involuntario que yo no tenía intención alguna de frenar

Casi por instinto, intenté asomarme, para espiar los movimientos de su cuerpo en acción contra mi retaguardia, pero solté un resoplido frustrado, ante la barrera de la venda, lo que logro excitarme más, Escapo mi orgasmo y mi esfínter corrugado palpitaba al mismo tiempo provocándole un masaje a su deliciosa verga.

Sus dedos se hundieron en mi cadera y me la metió hasta el fondo de una estocada, sentí sus huevos detenerse en mi palpitante piel arrugadita de la entrada de mi ano, fue como si me hubiese inyectado el placer. Aun ciega por la venda, vi luces que explotaron en mi cerebro y me la seguía metiendo convulsionándose gritaba con un “A” glorioso de placer extremo.

Recibí todo su liquido lácteo palpitando por dentro divinamente ¡Que rico que te cojan así! ¡Qué manera de disfrutar tan delicioso momento del placer a ciegas!

Hasta la próxima aventura Xtreyaa
1 comment
ESCRIBIENDO ME PUSE CACHONDA
Posted:Apr 25, 2021 6:07 pm
Last Updated:May 4, 2021 9:59 pm
1730 Views
Amigos lectores: Con todo este problema de salud que estamos viviendo, es importante tener precauciones. Tener una sana distancia, no saludos de mano, no besos y mucho menos coger. Pero echar a volar la imaginación y tener fantasías, en ningún lado está prohibido. Por eso espero que aquí en mi Blog, alimentado con recuerdos y experiencias, sirvan para ponerles cachondos un ratito y se enteren que tan hábil es esa mano para hacerte una… mientras lees.

Santiago le conozco de tiempo en este sitio de AdultFriendFinder, Es un chico libidinoso, siempre que chateo con el compartimos fotos, textos lesivos, y el ambiente se pone a tono, así estuvimos un buen rato, ese día quedamos, formalizamos una cita, se leía muy convincente y acepte, por algún motivo no fue a la cita. Algún contratiempo, suele darse

Esa tarde llovía tremendamente y, por más que traté de evitarlo buscando algún local de negocio para resguardarme me empapé. Me dije espero tengas una buena explicacion Sergio. Casi para llegar al metro me resguardé en una papelería donde me encontré con un exvecino de mi colonia, Javier siempre me miro con lujuria, le perdí la pista cuando se casó, está rondando en los treinta y algo de años, que al mírame titiritar me invito a pasar para secarme, accedí, realmente estaba muy empapada

Entrando me invito a tomar una ducha, la cual acepte para no enfermar, además sabiendo lo que podría pasar, recordando sus miradas me dio morbo haber que sucede. Me habían dejado plantada y yo quería diversión. La bañera es de cristal opaco, por lo que desde la habitación se alcanza ver todo lo que estás haciendo adentro. Enjabone mi cuerpo dándole la espalda y me enjabonaba el culo, note cuando entre abrió la puerta de la habitación y que me veía, entonces continúe empinándome para lavar mis pies.

Cuando cerré la llave y salí secándome con la toalla, él estaba recostado en la cama, así que continúe mi cometido dejando mi cuerpo a la vista. Conversaba cosas, trivialidades. Mientras secaba mis piernas le mire por el espejo, se tocaba en su entrepierna la tenia completamente parada bajo el pantalón deportivo y se notaba muy bien, pero yo me hacia la que no lo notaba y continúe hablando mientras me secaba, hasta que se acerco a mi espalda, tomándome por la cintura y me planto un beso con la lengua en la espalda.

Me susurro al oído: —De esta no te escapas mamacita, te la voy a meter toda —Para cuando termino de afirmar esta declaración ya estaba sintiendo su glande deslizar entre mis nalgas buscando hábilmente mi agujero y, de un solo empujón lo hundió exquisito hasta que sentí sus tibios huevos topar con mi culo.

Sus manos como enredaderas se abrasaron apretándome más a él, y tocándome mi sexo llego el vaivén de su cadera dándome tan rico que no quería que se saliera, la magia termino muy rápido, se tenso todo entrando con mas fuerza y la exprimió todita en mis adentros rellenando todo y parte del líquido tibio salió y escurrió por mis piernas.

¡Cielos! Casi sin darme cuenta, terminé masturbándome, pensando en él. Nunca imagine que una conversación inocente, a distancia, por mensaje, pudiera ponerme tan cachonda…

Hasta pronto Xtreyaa

1 comment
Duracion Sexual
Posted:Nov 8, 2020 8:33 pm
Last Updated:Jun 9, 2021 9:25 am
6057 Views
En el caso de las personas con pene, los mitos sobre el orgasmo pueden provocar que no se disfrute del sexo por completo, pues se puede crear ideas erróneas de como debe ser y como lograr el orgasmo

La interpretación de un hombre o de una mujer sobre su desempeño sexual tiene que ver con sus creencias personales, determinadas, en parte, por mensajes de la sociedad, formales e informales. Desafortunadamente, la cultura pop actual ha reforzado estereotipos sobre la actividad sexual. Muchos hombres y mujeres creen en la fantasía de penes grandes, erecciones duras y relaciones sexuales que duran toda la noche

Pienso que tienen que ver mucho también las películas porno donde se miran hombres que tienen una duración inusual durante el acto sexual, pero estas grabadas en diferentes sesiones y queda en la mente que para disfrutar plenamente del un buen sexo se debe durar mucho

¿Sabías que la media se sitúa en torno a los diez minutos? Algunos sexólogos afirman este articulo

Así es, sin contar preliminares las sesiones de cama suelen ser bastante breves, lo cual no tiene por qué ser negativo. Estimulando las zonas adecuadas con y sin la ayuda del pene se consiguen resultados inmejorables en muy poco tiempo.

En mi opinión es mejor la calidad que la cantidad, si se saben utilizar las preliminares caricias, besos, cachondeos y un final feliz efectivo, La pareja ni se acordara del tiempo

Creo que el sexo no es algo que las personas hagan con un cronómetro y una estimación de cuánto tiempo duramos puede ser difícil, es mas no puedo imaginar decirle a mi pareja haber toma tiempo para calificar lo que duramos, así que he llegado a la conclusión de que la duración ideal solamente puede determinarla cada pareja

¿Alguna ves te has tomado el tiempo que duras en tu relación sexual?

7 Comments
EL TAXISTA LUJURIOSO
Posted:Oct 28, 2020 8:52 pm
Last Updated:Jun 12, 2021 4:53 pm
6118 Views
Sentí que despertaba de su letargo una macana gruesa y tiesa se formaba en mis manos…

Cuando estamos en la fiesta entre amigos y el ambiente es de maravilla, el alcohol es un fiel aliado de la diversión. El reloj marcaba las 2 am y colocaban música de esas que aburren, una forma indirecta de decirte, ya término puedes irte.

Éramos cinco personas que habíamos quedado esa noche, no teníamos carro, para irnos, decidimos usar un taxi y que nos fuera dejando a cada uno. Yo era la única sin pareja del grupo, mis amigos estaban en pareja (Hombre-Mujer)

Cuando entramos en el taxi pude ver un señor de unos 50 años, parecía argentino su acento para hablar el español, blanco, ojos azules, barba delineada, con algunas canas y cuidada con algo de barriga, aunque no grande. Acordamos en hacer tres paradas, yo al final

Empecé a bromear, que todos se iban a tener sexo. Que tenía tiempo sin nada de nada y me iba a caer telaraña. Bromas que solo se hacen cuando las copas están haciendo efecto. El taxista solo reía con mis bromas. Llegamos al destino de cada uno y me despedí de mis amigos partiendo hacia mi casa.

Le pillé mirándome por el retrovisor mis piernas y luego se tocaba sobre el pantalón su paquete, entendí la señal y con unas copas avanzadas no tarde en comentar
—Que malo es pasar tanto tiempo sin sexo y más es cuando sabes que todos tendrían una noche de pasión menos yo.
—Bueno… veo no soy el único, mi mujer lleva tres meses sin aflojarme, porque con unas copas de más, provoque sus celos enfermizos y está viviendo por los momentos en casa de mis suegros.

En el trayecto no paraba de hablar y desahogaba los problemas que tenía con su esposa, las fantasías que tenía para que le hicieran un oral, porque su mujer por los perjuicios religiosos ni tocarle el tema, y después de unas cuantas cuadras me llevo por una callecita llena de cafés y bares muy simpáticos y terminamos en uno de luz y música suave.
—No sé por qué me encuentro tan nervioso---dijo----: Que placer conocerte--- Tomo caballerosamente la silla para obsequiarme el asiento
—El placer es mío----conteste dándole un beso en la mejilla antes de sentarme

Se sonrojo tanto que no supe que hacer, Estaba nervioso, sus nervios se me contagiaron. Se le veía ansioso, pero no soltaba su sonrisa, que parecía sincera. Tomamos unas copas, estas ayudaron para calmar la situación y nos fuimos entre copas, intercambiando pláticas triviales como si fuéramos amigos de siempre. En una de las copas pase por la boquilla mi lengua y luego despacito saboree en mis labios el vino que restaba, y le mire a los ojos, sonrió y sus manos, no encontraba donde ponerlas parecía adolecente
—Qué tal si nos movemos de aquí y buscamos un refugio, aquí miran mucho, le propuse sonriendo y tomando su mano
—Me parece bien hay un lugar aquí cerca vamos— levantándose al mismo tiempo sin soltar mi mano iniciamos ruta

Llegamos al número de la habitación, en el camino se apodero el silencio no dijo ni palabra, pero realmente estaba muy cerca a unos escasos tres minutos del bar, así que mientras subía las escaleras resonaban mi tacón, el me miraba las piernas y el trasero cuando avanzaba, abrió la puerta y me invito a pasar, me eché un último vistazo en el espejo, retoqué mis labios y camine despacito a el que estaba sentado en una silla a un costado de la cama de la habitación
—Titubeante me dijo suspirando— Pues… ya estamos aquí----con una sonrisa
—Oh si!!! Y … solitos… ---conteste pícaramente y mojando mis labios
—La verdad es que ando nervioso —dijo como si le costara trabajo hilar las palabras.
—Sonreí---Se nota…no hay motivos para estar con nervios, no te va a doler …va ser muy…muy rico
—¿Cómo? —preguntó.
—Volví a sonreír--- ven--- le tome la mano y camine con él unos pasos cerca de la cama

Me excitaba su nerviosismo, sus rasgos ingenuos de no saber qué hacer. A pesar de ser un señor casado y con una edad de experiencia, Me explicó que era, según él, la primera vez que hacía “esto”. Algunos sienten la necesidad de justificar por qué acuden a una chica de mi género para calmarse la calentura, para saciar sus fantasías más sucias.

Se detuvo tomándome la cintura. Era alto gordito, un rasgo que lo hacía parecer un gigante, de esas escenas donde de verlo impacta su presencia. Entonces comencé a acariciarle la entrepierna por encima de la tela del pantalón. Contuvo una risita nerviosa y simplemente se dejó sobar
—Así, despacito —murmuró cerrando los ojos.

Mis manos sin prisa subían más y más, hasta sentir que despertaba de su letargo. Una macana gruesa y tiesa se formaba en mis manos, pujando bajo su pantalón. Le descorrí rápidamente la cremallera, le desabroché el cinturón y descubrí su paquete. Estaba bien armado y traía sensaciones acumuladas, una carne caliente y venosa que tensaba, en mis manos
—Wow —dije al verlo todito, así bien duro, un tamaño estándar pero grueso, como más me gusta, totalmente recto con una cabeza bien formadita

Volvió a ponerse colorado como jitomate, pero esta vez, era más su excitación que su nerviosismo. Agarré un preservativo, lo desempaqué con los dientes y se lo coloqué en la puntita de la verga.
—Ahora déjate llevar —dije antes de bajarle la goma con la lengua y el paladar. Se deslizaba mi boca poco a poco hasta la base, ahí me detuve un poco a lengüetear por dentro----El serrando los ojos exhalaba una “A” ---intensa de placer
—Ven--- Dijo de pronto tomando la iniciativa

Me dio la vuelta y me puso boca abajo, me beso la nuca y la espalda mientras retiraba mi blusa, sus manos subieron mi falda y una de sus manos llego a mis nalgas, hizo a un lado mi tanga y su sabia lengua buscaba mi ano, yo estaba en las nubes, cuando sentí su humedad, me arquee y disfrute una sensación exquisita.

Me dijo ¿te gusta?, — yo sentía sus palabras en mi agujero… uy!!!…. su aliento me estremecía por la humedad en que me había dejado, apenas suspire y lanzándose me beso con toda pasión, sentía que me entraba la lengua y deseaba más, empezaba instintivamente a mover mis caderas en círculo y a levantarlas para sentir sus besos más profundos, sus manos acariciaban toda la región, ¡Mi miembro!, ¡La entrepierna!, ¡Mis nalgas! ¡¡¡Y el volcán hacia erupción!!!

Se acostó bocarriba y en diagonal. Por poco los pies se le salían de la cama. Me monté a horcajadas sobre su cadera y me despaché solita, inyectándome su tolete con mis manos. Entró de lleno. Lo sentí recorrer mis paredes anales, estrujando sus bolas jugosas contra mis nalgas.

Comencé a menearme, gimiendo y pellizcando sus pezones. Entonces estampó sus manotas en mis nalgas y las apretó muy rico, conteniendo el temblor que emitía por todo mi cuerpo con cada una de sus arremetidas. Arqueé la espalda y me aferré a su pecho para seguir batiendo mis caderas. Era riquísimo esa masa dura sentirla llenar todo mi hoyito
—Ay, no pares —gemí mordiéndome los labios sin contener la expresión de placer.
De los nervios pasó a la locura plena en cuestión de segundos. Me arponeó una última vez y desató su furia seminal, con los ojos torcidos de placer.
—¡Wow! —volví a decir cuando se sacó el condón y vi todo lo que había en él. Aparentemente había pasado tanto tiempo, que había sumado combustible extra.

Bueno chicos de la lectura cachonda…Recordar esto…ummm necesito….

Nos leemos en mi siguiente experiencia… xtreyaa


0 Comments
LO TENIA PUNZANTE
Posted:Sep 7, 2020 5:48 am
Last Updated:May 15, 2021 9:58 pm
6643 Views
La punta de su lengua continuaba bajando despertando todo mi deseo…

Todo empezó a si un simple mensaje subliminal mientras comía en el trasporte colectivo metro, el lugar estaba a tope y regresaba de una cita fracaso, de esas clásicas que se miran tanto, el tipo nunca llego y regrese con algo de frustración , estaba sentada al final del vagón y frente a mi, estaba un hombre maduro su pelo algo canoso, la camisa entre abierta dejaba mirar ese pecho peludo que lo hacía lucir un tipo interesante, desde que tome mi lugar su mirada fue al insistente de esas lujuriosas, insinuantes y me gusto

Definitivamente ese día quería divertirme, entonces al ver la fallida cita, encontré como oportunidad ese momento, yo vestía un vestido de una pieza mini mientras buscaba en la bolsa algo que comer de fruta, cruce la pierna dejando al descubierto mi muslo torneado, a si es, el primer anzuelo fue exitoso, su mirada se calvo en el lugar deseado para empezar la seducción, cuando el tipo inicio a mojarse los labios y clavar su mirada de manera más descarada, encontré entre la fruta una que brillo entre todas, para cerrar con broche de oro, era una banana o plátano

En México nos caracteriza el albur, que trata de cada uno de los individuos, a través de trampas verbales y de ingeniosas combinaciones lingüísticas, procurar anonadar a su adversario; el vencido es el que no puede contestar, el que se traga las palabras de su enemigo, lo considero un arte, porque es un gran conocimiento del lenguaje y la capacidad para conectar las palabras antes que la víctima de los albures

Emplee la banana para un lenguaje subliminal para hacerle una invitación, baje mi pierna y la deje un poco entre abierta, tome la banana con una mano y con la otra comencé un juego en la punta masajeando arriba abajo suave con mis dedos y muy lentamente le retiraba la cascara, tocando con dos dedos, índice y pulgar como si se tratara de tela de seda,

Cuando su mirada direcciono a mi rostro, moje mis labios lentamente con mi lengua, saboreando aquel manjar, para luego en la punta rodearlo, dibujándolo sin prisa, me sentí libre de hacerlo había demasiada gente dándome la espalda recargadas en el pasa manos.

Pero nada prospero a más de insinuaciones y tenía que descender en la siguiente estación, ni modo, me levante y me aproxime a la puerta, mientas caminaba para la salida, mire en el reflejo de la ventana de la puerta que estaba tras de mí, me lo arrimo suavemente, sentí esa parte caliente de su cuerpo como evolucionaba al frotar en mi trasero, tan pronto baje me abordo: —Hola cómo te llamas—Nos identificamos con nuestros nombres y pasamos a la siguiente pagina
—¿Te digo una cosa?, Me has dejado bien caliente, lo hiciste con esa banana, se me antojo lo hagas en otra parte de mi cuerpo, te lo diré al grano ¿porque no vamos a otra parte y nos divertimos?
—¿Un hotel por ejemplo? — conteste, tratando de en estos casos, fuese más seguro la elección del lugar, el afirmo sin tantos argumentos

Tan pronto entramos en la habitación, me tomo de la cintura y me refregó su virilidad nuevamente, lo tenía punzante y mordí mis labios, la acción ilumino su rostro y girándome rodee con mis brazos su cuello
—Y ahora que sigue— le dije cerca al oído, susurrando con cachondearía
—Algo que te va gustar mucho— me dijo bajito también al oído, antes de llenarme de besos el cuello, cada lengüetazo me provocó un escalofrío de esos ricos.

Nuestros cuerpos reaccionaron al unísono. Se imantaron como por una fuerza indetenible, una ley física del universo. Poco a poco fui desabotonando su camisa, descubriendo sus hombros, su pecho peludo. Sentí su piel erizarse.

Su pene se endureció en un santiamén. Lo sentí entre mis piernas, palpitante debajo de la tela de su pantalón latía. Sus manos fueron audaces al descorrerme la cremallera del vestido e ir desnudándome como si le quitara la envoltura a un regalo de cumpleaños. Me estrujo el sostén y luego en picada fueron a mis nalgas, al mismo tiempo me jalaba hacia el
En segundos la velocidad de nuestros respiros empezaban una sintonía de melodía mientras me indicaba girarme desesperadamente.

Mi cuerpo era milimétricamente explorado por sus dedos traviesos, sus manos suaves y robustas al mismo tiempo, su tacto exquisito se perdía entre mi culo tocando exquisitamente el centro del universo de esa parte de mi cuerpo. Su lengua húmeda y apasionada recorría mi espalda, uniendo nuestros cuerpos refregándolos, sintiéndolos, como si fueran dos llamas en pugna. La punta de su lengua continuaba bajando despertando todo mi deseo, calentándome.

Nuestros respiros jadeantes continuaron la melodía que como fondo musical nos excitaba más, y su lengua llegaba al punto deseado, las palmas de mis manos se hundieron en el colchón, mientras sus manos habrían por completo mis nalgas carnosas, su lengua revoloteaba remojando la parte rugosa de mi anito haciéndome revolcar de placer hasta que me hizo suplicarle
—Arrastrando la “s” ¡Ya mételo!—Susurre firmemente

Alcanzó un condón del buró y lo desenrollo a lo largo de su tronco, mientras le besaba el pecho y el cuello. Me giro nuevamente pero ahora bruscamente, basto un empujón para dejarme empinada sobre la cama, apunto con su gruesa herramienta entre mis nalgas abriéndolas con su caliente tolete y empujo sin remordimientos, nada lo doblaba, estaba punzante, glorioso,

Exclame profundamente un “A” cuando me penetró, lenta pero dejándolo a toda profundidad navegar hasta que sentí sus huevos rebotar en mis nalgas.

Sus manos como tenazas me tomaban de la cadera. Un halo de calor se despidió de nuestras bocas. El placer crecía a medida que se repetían una y otra vez las ensartadas, con gusto y placer lo recibía. Gastando el deseo como si lo consumiéramos con su rítmico vaivén, con nuestra forma de estar enlazados, su carne caliente y dura la sentía moverse por dentro de mis paredes anales, mis manos apretaban las sábanas blancas, sus manos desesperadas acariciaban mis piernas, mis nalgas y mis caderas, agitándonos, jadeantes, deseándonos.

Un cambio de posición nos regalaba un respiro en segundos, ahora él estaba tumbado en la cama, dejándome clavar a mi antojo esa gruesa carne, abrí mis piernas para montarle. Tome con mi mano su herramienta y la guie para llegar nuevamente con su punta posarse en la entrada de mi cavidad, mis caderas en círculos remolían aquella exquisita masa dura, a medida que la empujaba y hundía su miembro duro y grueso, lo sentía palpitando dentro de mí como si tuviera vida propia

Me tumbe sobre su pecho y jadeaba en sus oídos
—Ahora el arrastraba la “s” disfrutando —que rico culito tienes —dijo casi sin aliento, moviéndose con soltura, dándolo todo, tensando sus manos en mi cintura

Yo también gemí aferrándome a las sabanas, sintiendo su roce divino, sus pulsaciones, el ritmo de su corazón… desbordadamente lo clavaba una y otra vez sin descanso impulsándose con sus piernas, yo permanecía montadita, recibiéndolo con delicia, el vaivén de su cuerpo, agitándose cada vez más rápido y encajándose en mí, más duro, con más ansias.

Me alzó las manos sobre sus manos y entrecruzamos los dedos. Nos apretamos, sudorosos y exhaustos, pero sedientos y sin parar. Lo sentí dentro de mí, hincharse más caliente.

Comprimimos el ceño y nos fundimos en un suspiro que se ahogaba en nuestro gesto de supremo placer. Cerré los ojos y me dejé derretir en la danza de sus caderas clavándome en ratos profundos y ratos a mitades…

Todo mi cuerpo temblaba cuando lo sentí explotar vibrante, aferrándose fuertemente en mis manos y dejándolo más profundo lo sentí perder fuerza…

Después de un baño nos despedimos con una sonrisa de agradecimiento….

Nos vemos en el próximo relato ----Xtreyaa


6 Comments

To link to this blog (xtreyaa) use [blog xtreyaa] in your messages.

  xtreyaa 48T
48 T
June 2021
Sun Mon Tue Wed Thu Fri Sat
    1
 
2
1
3
 
4
 
5
 
6
 
7
 
8
 
9
 
10
 
11
1
12
 
13
 
14
 
15
 
16
 
17
 
18
 
19
 
20
 
21
 
22
 
23
 
24
 
25
 
26
 
27
 
28
 
29
 
30
 
     

Recent Visitors

Visitor Age Sex Date
AdanVazquez33  38M6/12
Ivanvan1  51M6/12
sergiosor1  58M6/12
AzaleaReal 45M6/12
leo1211254M6/11
Laurita2021 54T6/10
Perv_1  36M6/10
Serranocv75  46M6/5
aspencutter  59M6/4
Sunrise6689  38M6/3

Most Recent Comments by Others

Post Poster Post Date
Tu 1ra ves con o sin vello pubico? (4)sergiosor1
Jun 12, 2021 12:22 pm
¿Hablar durante el sexo? (10)dess36
May 28, 2021 12:04 pm
¿EL PUNTO “P”? (15)AzaleaReal
May 17, 2021 11:32 am
LO TENIA PUNZANTE (8)soytutentacion25
May 15, 2021 2:27 pm
Duracion Sexual (9)soytutentacion25
May 15, 2021 2:10 pm
¡QUE!, ¡PERO QUE RICO! (7)soytutentacion25
May 15, 2021 2:04 pm
MI ADICCIÓN CACHONDA (5)soytutentacion25
Apr 27, 2021 10:16 am
ESCRIBIENDO ME PUSE CACHONDA (3)AzaleaReal
Apr 26, 2021 12:27 am
Pandemia, muerte, reflexión (2)peladodel56
Jan 31, 2021 3:01 am
FELIZ AÑO 2021 (4)rm_daniML30
Jan 17, 2021 1:30 am
GOZANDO LA ORGÍA (9)PorSiLasDudasXD
Sep 30, 2020 6:51 pm